La HJCK, “un viejito por fuera, un bebé por dentro”

La HJCK, “un viejito por fuera, un bebé por dentro”

La emisora recibió en 2009 el premio EL COLOMBIANO Ejemplar en la categoría Cultura-Institución.

De Guillermo Aza dicen que es la memoria de la HJCK. Lleva 31 años en ella, y le ha tocado compartir tanto con la vieja guardia que lideraba su fundador Álvaro Castaño, como con las nuevas generaciones encabezadas por su actual directora Camila Builes, quien ha estado al frente del renacimiento de una cadena que marcó historia en la radiodifusión nacional al ser el altavoz de la cultura colombiana y latinoamericana.

Son casi 35.000 registros sonoros los que Aza calcula que están resguardados en los archivos de la HJCK, algunos en discos de acetatos, otras en cintas de carrete abierto, unas más en casete y en casete digital audio tape, después los discos compactos hasta los discos duros de la actualidad.

Para Aza es un deleite entrar a dichos archivos y encontrarse con la voz de Gabriel García Márquez muchos años antes de recibir el Nobel, la narración de Jorge Luis Borges al leer por primera vez para la radio colombiana uno de sus cuentos, las entrevistas a María Mercedes Carranza.

Es el mismo deleite que durante años disfrutaron los oyentes que tuvieron el privilegio de escuchar en vivo esas emisiones que hicieron historia a partir de la fundación de la HJCK en 1950 por Álvaro Castaño y Gonzalo Rueda Caro, y aunque algunos añoran esas épocas, hoy muchos siguen gozando con la emisora aunque en otros formatos y en otras voces.

Aprender con la tecnología

Hoy no es posible decir que la HJCK es la misma emisora que fundaron Castaño y Rueda hace siete décadas, pero sus actuales integrantes están comprometidos con la guardia y el respeto al legado que sus antecesores les dejaron.

La HJCK, como refresca su directora, Camila Builes, estuvo al aire en el dial hasta comienzos del presente siglo, cuando por algunas decisiones administrativas y económicas no se le escuchó más en la radio convencional, aunque no estuvo en silencio, pues sus ondas se trasladaron a internet, donde siguió sonando.

“Nunca ha dejado de transmitir desde 1950 hasta la fecha. Tuvimos una transición, aunque los propósitos siguen siendo los mismos, elevar el nivel cultural en el país”, señala Guillermo Aza.

Fue a partir de esa nueva era que la emisora decidió abrir un poco más su espectro musical y a la música clásica le sumó otros géneros como el rock, aunque manteniendo su línea clásica.

Pero como bien señala Camila Builes, “son otros tiempos, otras épocas y había que innovar”. La emisora fue adquirida hace tres años por Blu Radio, y el objetivo era “hacer radio en una emisora que tiene 70 años de historia y que ya los jóvenes no conocían ni entendían”.

Bajo esa mirada, pero sin perder de vista la esencia de la marca, el equipo se ha enfocado en ofrecer no solo contenidos actuales y vigentes, siempre con la cultura como eje, sino prestarse como una tribuna en la que se discutan temas que les interesan a las nuevas audiencias como género, feminismo o salud mental, entre otros, caminando por las nuevas tecnologías. Entonces han lanzado pódcast y un sitio web con información relevante en los temas que son su foco.

Sin embargo, como la idea es mantener vigente el legado de sus antecesores, la HJCK ha querido darle protagonismo a su archivo sonoro, a través de una serie de pódcast en los que la memoria se activa, para gusto de sus antiguos oyentes y sorpresa de los recientes.

“Traducimos todo lo que tenemos en el archivo al lenguaje actual con un contexto. Saber que era la primera vez que María Mercedes Carranza leía poesía en vivo en la radio colombiana le da un significado a esa historia”, comenta Builes.

Para las nuevas generaciones de periodistas que hacen parte de su trabajo, como María Alejandra Cuestas (23 años), es una “emisora de los sueños”, pues entiende que en su época era “imposible” pensar que se podía hablar con Borges, con Julio Cortázar, escuchar los relatos de García Márquez. “Lo que tiene valor es que este es un medio que resiste en el tiempo y que procura que sus oyentes accedan a un contenido que está pensado para conectar emocionalmente con la gente”, cierra.

parentesis