Nutrir a los niños en cuerpo y alma

Nutrir a los niños en cuerpo y alma

La Fundación Éxito fue la ganadora de EL COLOMBIANO Ejemplar en la categoría Infantil-Institución en 2018.

Haber llegado por primera vez a tener cobertura en los 32 departamentos, con cerca de 130.000 niños atendidos –el doble de lo que promediaban por año– y más de 20.000 millones de pesos destinados a la inversión social para impulsar la nutrición infantil, dan cuenta de los avances que tuvo en 2020 la Fundación Éxito en su propósito de erradicar la desnutrición crónica en niños menores de cinco años en el país a 2030.

Este es el norte que desde 2013 se planteó esta entidad dirigida a partir de 2017 por Paula Escobar. Se creó en 1982 y en la actualidad emplea a 35 personas. El año pasado superó las adversidades que supuso la pandemia para su gestión, en un escenario devastador para la nutrición infantil y la seguridad alimentaria.

La Fundación duplicó sus esfuerzos para atender a las poblaciones más necesitadas. Escobar explica que “siempre hemos entendido que nutrir el cuerpo de los niños a través de los alimentos es clave pero tampoco podemos olvidar el alma o esa otra nutrición que requieren los bebés”. Se refiere a la lactancia materna no solo como fuente de alimento sino de vínculo y acto de amor; de programas de iniciación musical para niños menores de cinco años, de lecturas a madres gestantes y los menores, de cualificación de los agentes educativos, entre otras iniciativas.

Una labor necesaria

La gestión que realiza la Fundación es clave, teniendo en cuenta que en el país uno de cada nueve niños menores de cinco años tiene desnutrición crónica. Lo preocupante, en palabras de la directora, es que esta es una cifra trasnochada, surge de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional de 2015, y no hay estadísticas recientes. Quiere decir que hace seis años no se actualizan estas cifras, y en este tiempo han acontecido circunstancias que seguramente han modificado este panorama, como la migración venezolana o la misma pandemia.

“Otras cifras más actualizadas, como las de pobreza monetaria en Colombia, señalan que antes de la pandemia el 89 % de los niños en el país comían tres veces al día, hoy solo lo hace el 68 %. Esto nos indica que no vamos bien en temas de salud y nutrición, especialmente la infantil. Nuestra meta sigue vigente, continúa siendo un reto de país, pero la idea es que la gente la entienda y que juntos solucionemos”.

En ese trabajo de vincular a las personas en sus iniciativas han logrado que, por ejemplo, en 2020 se recaudaran unos 8.000 millones de pesos en las conocidas Goticas que la gente dona en las cajas registradoras del Grupo Éxito. Estos representan el 27 % de los ingresos anuales de la Fundación. “Con estas acciones las personas cada día aportan su granito de arena y entre todos ayudamos”.

Trabajo en equipo

Para alcanzar la amplitud en su cobertura, la Fundación, como entidad de segundo piso –es decir que articula y apoya otras iniciativas–, se une a aquellas fundaciones de primer piso que tienen presencia en los territorios, para extender sus gestiones y lograr que más personas se vean beneficiadas. “Trabajamos y apoyamos desde entidades grandes como Juanfe o Carvajal, hasta aquellas supremamente comunitarias como las Parteras del Pacífico, que son las que conoce las necesidades de sus comunidades”.

En cada rincón de Colombia la Fundación ha encontrado aliados en el sector público o privado que quiere trabajar por los niños, una red que ahora se requiere más sólida debido al impacto que tendrá la pandemia y cuyos efectos aún se desconocen por no tener disponibilidad de información actualizada y confiable que pueda dar una radiografía de la situación.

Escobar espera que en unos años no se repitan escenas como las que ha presenciado en departamentos como Vaupés, el cual visitó en 2019 y donde encontró en el hospital departamental a varios niños hospitalizados con desnutrición aguda, una situación que ha marcado su gestión al frente de la Fundación y que quisiera que no se repitiera en un futuro cercano.

Foto cortesía Fundación Éxito

parentesis