Javier Fernando Rúa Restrepo

Javier Fernando Rúa Restrepo

Personaje ejemplar: Turismo

Javier Rúa brilla como las estrellas

No aparecieron otros, entonces se embarcó solo aquel 11 de mayo de 1997 hacia La Tatacoa, ese sitio que algunos insinuaban era perfecto para la observación astronómica. Y lo atrajo la magia del desierto, sus paisajes y su gente, Villavieja la puerta de entrada. Meses de acampar solo, de conocer cada rincón del desierto, sus habitantes y… el cielo. ¿Por qué no un observatorio? Era ya no un aficionado sino un astrónomo formado bajo el tenue resplandor del espinazo galáctico cada noche.

Lucha de años coronada. Radicación definitiva en Villavieja, su matrimonio con Marleny, la llegada de Valentina y Juliana, sus otras estrellas. Algo faltaba. Y vino la fiesta de estrellas. Van ocho y La Tatacoa en boca de todos. Posadas campesinas, hoteles en el pueblo. Hoy todo el año, turistas probando la gastronomía de los lugareños y recorriendo el desierto del Cuzco a Los Hoyos. Y cada noche 15, 20 o más visitantes, con extranjeros, escuchando sus disertaciones. Astronomía y turismo.