Ricardo Gómez Fontana

Ricardo Gómez Fontana

Solidaridad, Persona Ejemplar

El ingeniero Ricardo es el profe en Guapi

Ricardo Gómez Fontana habla despacio, como midiendo las palabras con un metro. Tiene voz de profesor, aunque él, en el sentido estricto de la palabra no lo es, porque el empezó como un alcahuete, ayudándole a los niños a hacer las tareas. Esta es la labor más maravillosa de su vida.

“Guapi es una población típica de la periferia colombiana. Desconocida, ignorada —dice— La presencia del Estado es mínima, las oportunidades de los jóvenes son escasísimas”. Y él resultó allá, con la intención noble y valiente de ayudar, en esa población que cuando aparece en los noticieros es por la acción violenta de unos y de otros.

La ayuda se convirtió en una fundación que educa a niños de la población, mayoría afrodescendiente. Ellos llegan a trabajar en los computadores del profesor y, a veces, cuando no hay tareas, hasta juegan.

Lo que más ha disfrutado Ricardo es la creación de unos libros: Los cuentos de Chepe, un personaje autóctono que tiene aventuras en la costa caucana. Dicen que en las calles se encuentran grupos de niños agachados, dichosos, leyendo las historias de uno que puede ser cualquiera de ellos.