Cocomacia

Cocomacia

Medio Ambiente | Mención Especial

Cocomacia sueña en verde

En el Reposo los cerdos comen pez. En ese barrio de Quibdó transforman lo que llega a ser basura en alimento para porcinos y aves.

La idea es de una comunidad que vive su territorio como una verdadera casa. Se trata de Cocomacia, una palabra para resumir Consejo Comunitario Mayor de La Asociación Campesina Integral del Atrato, una organización sin animo de lucro que procurar el bienestar de sus miembros.

Desde esa organización se adelantan procesos que buscan mitigar el daño que le hace el hombre al medio ambiente. Octavio Rojas Romaña, representante legal de Cocomacia, cuenta que por eso en la organización tienen el reto de que a los recursos que hay dentro del territorio se les de buen uso.

Es una tarea significativa para una organización que tiene en titulación colectiva 800 mil hectáreas.

En miras de su objetivo verde, además de convertir en concentrados para animales los desechos de los pescados, que en época de subienda inundan las fuentes hídricas, hay otros proyectos que comparten el mismo color.

Octavio Rojas contó que los desechos de las cocinas -cáscaras de plátano, por ejemplo- los están utilizando para convertirlos en abono orgánico.

Esas ideas tienen grandes componentes educativos, que tienen gran valor porque en Cocomacia se agrupan cerca de 7.000 familias. Algunas de ellas trabajan en la minería, un sector en el que también tienen la mira.

Están trabajando por crear una reglamentación interna, en su territorio, para la explotación minera. La idea es procurar una explotación responsable con la naturaleza de esos recursos, pero también cuidar la problemática social que rodea a los socavones.

En la explotación de madera también trabajan y con tantos frentes es claro el compromiso verde de Cocomacia.