La tradición deportiva del Jaime Isaza Cadavid se remonta a hace 42 años, la misma fecha en la que la institución abrió sus puertas, como una alternativa tecnológica en la ciudad.