Aunque ama las flores de su natal Santa Elena, el maestro prefirió la música. Estaba en lo correcto, como lo corroboran las múltiples becas que ganó y los incontables premios.