Vivir para lograr una Colombia sin hambre

Vivir para lograr una Colombia sin hambre

Jaime Liévano Camargo
Presidente de Agropecuaria Aliar S.A.
Bucaramanga

La seguridad alimentaria, un problema que debe ser resuelto en Colombia. Esa ha sido la preocupación de Jaime Liévano. Ya en 1988 afirmaba que la única forma en la que las industrias avícola y porcícola colombianas podrían sobrevivir a los TLC era sembrando y encontrando alternativas efectivas. Ese compromiso por atender el problema lo llevó al entendimiento del mercado de carne en Colombia, sus retos en la cadena de producción y la necesidad de llegar a los consumidores con productos ricos en proteína. Y ha velado para que sean accesibles para la población más vulnerable permitiendo oferta amplia, disminución de precios y calidad óptima, con estándares internacionales.

Nacido en Bucaramanga, desde niño se interesó por las empresas. Es economista de la Universidad de Los Andes. Ha sido gerente de la Andi, presidente de Fenavi y gerente de Avidesa, donde creó Mc Pollo. Es presidente de la Agropecuaria Aliar S.A conocida por La Fazenda, una marca que desarrolla proyectos agroindustriales de porcicultura a gran escala en Puerto López y Puerto Gaitán, al norte del Meta.

Le apuesta a la comercialización de sus productos, en mercados como el de China. “Por eso es que me gustó la industria y no la política electoral, porque se puede pensar en proyectos de largo plazo sin estar sujeto a períodos. Mi consejo a los jóvenes es que les pongan alas a sus sueños con pasión y que dejen de pensar solo en la inmediatez, para empezar a construir en grande”. Agregó que cuando se tienen metas es normal que haya obstáculos, pero “cuando uno tiene retos en la vida y hace las cosas con pasión y con decisión, los problemas se minimizan”. Y afirma que la nación está llena de personas ejemplares: “Solo el 10 % de las noticias en los medios deberían ser negativas, porque el 90 % de los colombianos es gente buena a la que hay que destacar”.